Etiquetas

Reflexiones sobre la enseñanza de la historia en el Colegio San Patricio

Una propuesta, varios desafíos

 

Historia en el secundario del Colegio Bilingue San Patricio Moreno  La forma en que tradicionalmente se enseñó historia en las escuelas contribuyó a reforzar la idea de que la historia eran hechos, próceres y fechas que había que aprenderse para la prueba. La economía de lectura propuesta en los manuales escolares, si bien puede funcionar como andamiaje para el desarrollo de los temas, es insuficiente desde el punto de vista del aprendizaje significativo. Y esto por varias razones entre las que sobresalen la escasa elaboración y análisis que se proponen en sus breves textos, así como la saturación de información que brindan. Estos elementos constituyen, al momento de enseñar, un punto de partida a la vez que una limitación: la que impone una práctica naturalizada. Es por ello que desde el área de historia del colegio nos proponemos asumir el desafío que implica desarrollar otro tipo de enseñanza de la historia, teniendo muy en cuenta desde dónde partimos y hacía dónde queremos llegar.

Este tipo de enseñanza que proponemos, entiende la historia como procesos de corta y larga duración, que plantean diferentes problemas y debates al momento de ser abordados. Lo que nos interesa no son fundamentalmente las fechas, los próceres y las batallas, – factores que obviamente no descartamos– sino que nos proponemos entender el contexto en el que se producen los procesos históricos, con el fin de observar rupturas y continuidades en el plano político, social o cultural. En definitiva esa es la tarea fundamental de la historia: explicar el cambio, los procesos de ruptura a lo largo y ancho de los siglos, ofrecer explicaciones. Porque como afirma Graham Swift en su novela Waterland, “el hombre es el animal que pide explicaciones, que pregunta por qué”, y esa exigencia de encontrar explicaciones, inevitablemente es un proceso histórico, en la medida en que tiene que avanzar hacia atrás, empezando por lo posterior para remontarse a lo anterior.

Eso es lo que haremos a continuación: un análisis retrospectivo y un balance de este primer año de trabajo, en los diferentes niveles de enseñanza. Este análisis nos dará una pauta para profundizar y perfeccionar las prácticas y herramientas utilizadas en las clases de historia en tercero, cuarto y quinto año de secundaria. En cada uno de estos cursos los desafíos fueron (y son) distintos, por lo que bien vale analizarlos por separado, aunque sin renunciar a la mirada de conjunto que se intenta construir.

 Historia en el secundario del Colegio Bilingue San Patricio Moreno

 Manos a la obra: el trabajo dentro y fuera del aula

 

En tercer año comenzamos con una actividad introductoria titulada “Historia, para qué”, en la que se analiza un fragmento de la novela de Graham Swift, Waterland, antes mencionada. El objetivo de la misma es acercar una mirada a la historia desde la literatura, que nos permita reflexionar en torno a la práctica de la historia, y sobre la “utilidad” de lo que íbamos a estudiar durante el año. Para el desarrollo de los temas se trabajó con un manual de editorial Aique, ya que otro tipo de bibliografía de tipo académica resultó muy dificultosa en términos de comprensión. Sin embargo, la bibliografía en base a la que se dictaron las clases y se planificaron los contenidos corresponde a los trabajos reunidos en el tercer volumen de la colección Nueva Historia Argentina, de editorial Sudamericana, dirigido por Noemí Goldman, una destacada investigadora de la UBA y el CONICET. Iniciamos la cursada analizando el fin de la época colonial y los procesos de independencia de las colonias españolas en América, haciendo énfasis en el proceso desencadenado por la caída del rey Fernando VII y su repercusión en el Río de la Plata. Llegamos, cronológicamente, hasta la caída del gobierno de Juan Manuel de Rosas luego de la batalla de Caseros en 1852. En nuestro itinerario, prestamos especial atención al período iniciado con la caída del poder central en 1820 tras la derrota de las fuerza del Directorio en la batalla de Cepeda, y el posterior proceso iniciado con las denominadas Reformas Rivadavianas en la reorganización de la provincia de Buenos Aires. En este sentido, se planteó un enfoque de estos procesos entendidos como el comienzo de un prolongado y violento proceso de construcción de una Nación y su Estado, y no como el “nacimiento” de una nación que preexistía en los siglos del virreinato. La clase abierta realizada con los alumnos de primer ciclo de secundaria apuntó en esa dirección. Lo mismo que la salida educativa en la que realizamos –junto a cuarto año– un recorrido histórico por Plaza de Mayo, Montserrat y San Telmo, en una caminata guiada por un profesor de historia del urbanismo de la UBA. A través del análisis de la arquitectura y de diversos lugares históricos de la zona pudimos ver cómo Buenos Aires fue transformándose paulatinamente con el correr de los años, desde la pequeña aldea del siglo xvii, a la metrópoli sudamericana del siglo xxi. En los diferentes trazos arquitectónicos pueden observarse aspectos relacionados con los diferentes contextos históricos y las ideas que predominaban en ella en cuanto al diseño de las ciudades, los monumentos, los centros de poder, etc.

En cuarto y quinto año también comenzamos con el trabajo “Historia, para qué”, pero le sumamos, además del fragmento de la novela, un texto en el que tres prestigiosos académicos –dos historiadores y una filósofa– reflexionan sobre los para qué de la historia. A partir de la lectura de este texto, se buscó dar un pantallazo de los diferentes enfoques desde los que puede ser abordada la historia. Junto a este objetivo, se buscaba también el acercamiento de bibliografía académica de cierta dificultad, para introducir a las y los alumnos del ciclo superior de secundaria, en lecturas de mayor complejidad que les será sumamente útil en sus estudios universitarios. En el mismo sentido, en ambos cursos se apostó al reemplazo y superación del manual escolar, por textos académicos. Esto implicó un cambio importante y encontramos algunas dificultades relacionadas con la incorporación de un material de estudio distinto y más complejo. Este tipo de textos requiere otro tipo de lecturas para las cuales hay que ir entrenando a las y los alumnos de forma progresiva ya que son lecturas que demandan más “tiempo de lectura” que el texto de manual, no solo en cuanto extensión, sino también en cuanto a densidad de los temas desarrollados. Es aquí donde encontramos las principales dificultades y resistencias por parte de las y los alumnos en relación a dicha bibliografía. No obstante, el desafío es ir incorporando estos hábitos gradualmente, de manera de no saturarlos de lecturas.

Historia en el secundario del Colegio San Patricio Para cuarto año se optó por un clásico texto de Luis Alberto Romero, “Breve historia contemporánea de la Argentina” ya que el mismo representa un término medio entre el manual escolar y el texto académico más “duro”, ya que no posee citas al pie, y está organizado y redactado de manera llana y sencilla, sin abundar en debates conceptuales profundos. El período estudiado durante el año se inicia con la expansión imperialista de las potencias europeas a fines del siglo xix y el contexto argentino de la década del ochenta del mismo siglo, y se extiende hasta los comienzos de los años peronistas a mediados de los años cuarenta del siglo xx. Esta etapa de la historia argentina es clave ya que allí se inicia de alguna manera la construcción de la “Argentina moderna”, y la transición, a partir de la implementación de la Ley Sáenz Peña en 1912, hacia un régimen democrático que sufrirá continuas interrupciones, y se afianzará recientemente, es decir muchas décadas después de haberse iniciado.

En quinto año comenzamos analizando el contexto mundial durante la denominada “Guerra Fría” y su repercusión en América Latina, y nos centramos luego en un análisis del peronismo a partir de un debate historiográfico planteado entre tres referentes de los estudios sobre los orígenes del peronismo como son los trabajos de Gino Germani, de Miguel Murmis y Juan C. Portantiero, y de Daniel James. Esto nos permitió entender el fenómeno del peronismo y su impacto desde diferentes interpretaciones que acentúan y valorizan al mismo en diferentes aspectos, ya sea de forma negativa o positiva. Por último, analizamos el período denominado “La Republica Condicionada”, entre 1955 y 1966, para observar las distintas propuestas y proyectos de país que se sucedieron en un período de tiempo relativamente corto. Para la bibliografía de la materia recopilamos una serie de textos académicos más complejos, como ser algunos fragmentos de “Historia del siglo XX” de Eric Hosbbawm, o el clásico “Historia contemporánea de América Latina” del historiador argentino Tulio Halperín Dongui, y un artículo de César Tcach, investigador de la Universidad Nacional de Córdoba y del CONICET, incluido en el tomo ix de la colección de Sudamericana, dirigido por Daniel James, prestigioso investigador de la Universidad de Indiana.

Por último, cabe destacar que en los tres cursos hemos utilizado –aprovechando la disponibilidad de recursos con la que cuenta el colegio– diversas estrategias didácticas como power-points, documentales ficcionados, películas históricas, cuentos, y documentales históricos, recursos didácticos de la web, que resultan de gran utilidad al momento de enseñar y aprender historia.

 

Prof. Federico Iglesias

Historia en el secundario del Colegio San Patricio