Etiquetas

, ,

Máximas de San Martín

Se acerca un nuevo aniversario de la muerte del Gral. José de San Martín,  reconocido y honrado como el “Padre de la Patria“. Mucho  hemos estudiado sobre su vida y sus hazañas como General en Jefe del  Ejército, proezas que llevaron a la emancipación de Argentina, Chile y Perú. Sabemos del cruce de los Andes, de su histórico Combate de San Lorenzo donde sus estrategias de avanzada lograron derrotar a un enemigo muy superior en número y armamento. Aprendimos de su hija Merceditas y el legado que su Padre le dejó escrito en la Máximas, resumen de los valores de vida que sustentaba y deseaba perpetrar en su descendencia.

Se han recreado en los actos escolares episodios de su infancia, su viaje a España, su formación militar…  Todo en su vida invita al accionar en pos de los ideales y enseña del  renunciamiento,  la entrega sin límites por el Amor a la Patria.

Sin duda San Martín es el prócer por excelencia, para algunos disputa  sus honores con don Manuel Belgrano, otro ser excepcional que nos dejó el legado de la enseña Patria nada menos. No existen palabras para compararlos, simplemente valorarlos y aprender, de ellos, de sus virtudes y aún de sus defectos, lo que significa verdaderamente la autenticidad de vida, el amor a su tierra, el renunciamiento a beneficios personales en pos del bienestar de  su patria, y el sustentar como estandarte en sus luchas los valores irrefutables de la honradez, la fidelidad a sus ideales, y el no claudicar ante los obstáculos.

Por todo lo mencionado y  como homenaje al Padre de la Patria a continuación transcribo algunos párrafos del epílogo de la “Historia del Gral. San Martín” escrita por el Gral. Don Bartolomé Mitre. Es muy importante descubrir, a través de ellos, la visión que otro gran hombre de nuestra Patria tenía de  Don José de San Martín.

Y dicen así:

“Los hombres de acción o de pensamientos que como San Martín realizan grandes cosas, son almas apasionadas que elevan sus pasiones a la potencia del genio y las convierten en fuerzas para obrar sobre los acontecimientos. Dirigirlos o servirlos. Ellos marcan las pulsaciones intensas de una época”.

“San Martín es el heraldo de los principios fundamentales que han dado su constitución internacional a la América y equilibrio a sus estados independientes”.

“San Martín es el hombre de acción deliberada  y trascendental más bien equilibrada que haya producido la revolución sudamericana”.

“Fiel a la máxima que rigió su vida: “Fue lo que debía ser”, y antes de ser lo que no debía,  prefirió: “No ser nada”. Por eso vivirá en la inmortalidad.  “

Es este un recordatorio de la personalidad del Padre de la Patria a quien honramos en la memoria de sus hazañas, de sus ideales y de sus luchas.

                                                                                                                                                                 

                                                                                

Susan Capalbo

Principal