Etiquetas

, , , , , ,

Cenicienta en San Patricio

Cenicienta nace hace muchos años en Europa como un cuento popular que se narra a los peregrinos, variando en cada lugar según la cultura de cada pueblo. Con el paso del tiempo, Charles Perrault y, más tarde, los hermanos Grimm; se encargan de plasmar por escrito su propia versión de la trama. La historia se populariza a nivel mundial y llega hasta nuestras generaciones con la película animada de Walt Disney, estrenada en 1950 y vigente aún hoy, a más de sesenta años de su lanzamiento.

La esencia de cada versión es similar: Cenicienta es una niña que vive con su madrastra y sus hermanastras, quienes la obligan a atenderlas y a limpiar el viejo castillo donde viven. Cenicienta, quien siempre está llena de polvo y cenizas (de allí su nombre), decide ser feliz con aquello que tiene: su hogar, sus animales, y sus sueños; los cuales alimentan su ilusión de que todo lo que el corazón desea puede volverse realidad. Una gran oportunidad de que ésto ocurra llega gracias a una gala organizada por el rey, quien ansía que su hijo, el príncipe, se case lo antes posible. Cenicienta desea ir al baile, pero la maldad de sus hermanastras supera toda buena intención y esfuerzo. Luego de que la diligencia se marchara sin ella, y en medio del llanto y la desesperanza, Cenicienta conoce a su Hada Madrina, quien acude en su ayuda. Ella, con sus bien conocidas palabras mágicas (“Bibbidi-bobbidi-boo”), convierte una vieja calabaza en una carroza real, unos ratoncitos en nobles corceles, y a la fiel mascota, en un lacayo. Así, Cenicienta llega al palacio e instantáneamente enamora al príncipe. Al dar las doce, Cenicienta huye ya que el hechizo es temporal; pero en su desesperación pierde en la escalinata uno de sus zapatos de cristal. Es éste el objeto que utiliza el príncipe para buscarla por todo el pueblo, y al encontrarla, la lleva al castillo para vivir juntos… felices para siempre.

Este año decidimos reescribir y recrear esta historia con nuestros pequeños, quienes ya son los más grandes del jardín. Mi deseo para todos ellos es que al crecer no se olviden de aquellas pequeñas cosas que podemos aprender de esta historia: serán nuestros sueños, y nuestra determinación para hacerlos realidad, los que nos guíen hacia el camino a nuestro propio “happily ever after” (felices para siempre).

Mr. Leandro Solari

CINDERELLA: KINDER 5 “A” & “B” 2012 Concert – Friday, November 9th – 20:00

You are all invited! ¡Los esperamos!