Etiquetas

, , , ,

Cabildo Abierto 2013 San PatricioLa Revolución de Mayo de 1810 es uno de los fenómenos más complejos de nuestra historia, y por eso uno de los más difíciles de interpretar. Tal es así que ha dado origen a diversas y contrapuestas corrientes interpretativas que según sea la que se adopte será también cómo se enfoque todo nuestro pasado y por ende nuestro presente.

Existen diferentes interpretaciones ideológicas que se han dado sobre este hecho histórico  tan importante para nosotros, los argentinos, que ha quedado registrado en nuestra memoria infantil a través de los actos escolares, con las imágenes del lluvioso día del cabildo abierto y el pueblo en la plaza de la Victoria con sus paraguas, pidiendo saber de qué se trata.

La primera corriente historiográfica sobre el 25 de mayo fue la de los románticos de la generación del 37. Esteban Echeverría, Juan María Gutiérrez, junto a otros importantes pensadores, se caracterizaron por impugnar la herencia hispánica. Consideraban que el punto de partida de la nacionalidad argentina era el 25 de mayo de 1810, negando todo valor del pasado colonial. Estos tenían la intensión de demostrar a la sociedad que a partir de ese momento nacía una nueva soberanía negando todo lo trasmitido por la Corona Española a lo largo de todo el Virreinato.

Tiempo más tarde los hombres de la generación del 80 consideraron que el 25 de mayo fue el triunfo del pensamiento liberal y el origen de nuestra nacionalidad. Esta concepción fue impuesta en las escuelas como la historia oficial. Con el transcurso del tiempo y entrados ya a mediados del siglo XX, importantes historiadores de la talla de José Luis Romero junto a Tulio Halperín Dongui y continuada por Luis Alberto Romero contribuyeron con importantes obras que reivindican los enunciados de esa generación no dejando de mencionar que lo ocurrido en esa fecha fue un movimiento independentista, republicano, en el que estaba en formación un régimen representativo y federal.

Posteriormente durante la década de 1980 se produjo una renovación historiográfica que se encargó de refutar algunas versiones. Muchos historiadores comenzaron a realizar una serie de diversas investigaciones que comenzaron a poner en duda ciertos aspectos sobre los acontecimientos sucedidos en esa semana tan importante de 1810. Algunos proponen entender las causas de la revolución revisando los acontecimientos del contexto internacional, especialmente el europeo. Los mismos hacen referencia a las guerras napoleónicas y a los sucesos que tuvieron lugar en España entre 1808 y 1815.

Finalmente hay que destacar los festejos realizados en 2010 en conmemoración al bicentenario de Nuestra Patria. Los mismos obtuvieron una amplia e importante participación de la sociedad ya que tenían un matiz particular, festejar los 200 años de liberación de hegemonía europea.

En fin, más allá de lo descripto y no importando la corriente interpretativa que se adopte, nuestra tarea como formadores es revalorizar esta importante fecha, no solamente para nuestros alumnos, sino también para la comunidad en general. La Revolución del 25 de Mayo de 1810 fue un cambio crucial, que marcó un antes y un después en la historia argentina ya que ese día los cabildantes reconocen la autoridad de la Junta Revolucionaria y así se forma el Primer Gobierno Patrio.

Julian Barraza

Profesor de Historia Nivel Secundario