Etiquetas

, , ,

Alimentación San Patricio

Los niños en edad escolar deben tener una alimentación que sea agradable y placentera, pero también debe ser  saludable para lograr un óptimo desarrollo, tanto físico como intelectual y para la prevención de enfermedades.

Es muy importante la adquisición de hábitos alimentarios saludables durante la infancia, ya que permitirá afianzarlos en la adultez y garantizaran buenas condiciones de salud a lo largo de la vida. Por esto es necesario que los mismos hábitos también sean practicados por sus padres, ya que el niño aprende en la mesa por imitación. Los gestos de aceptación o rechazo de los alimentos por parte de los padres y otras personas influyen en la conducta alimentaria del niño, ya que tiende a copiarlos. Se debe estimular al niño a incorporar nuevos alimentos, darle sólo los alimentos que ellos prefieren tiene como consecuencia una alimentación monótona y pobre en nutrientes.

¿Cuáles son los alimentos más importantes para ofrecer al niño?

Para lograr una alimentación equilibrada el niño debe consumir alimentos de los 6 grupos básicos de la grafica de alimentación saludable:

  1. Cereales (arroz, avena, maíz, trigo) y sus derivados (harinas y productos elaborados a partir de ellas) y Legumbres (lentejas, garbanzos, porotos). Estos alimentos aportan hidratos de carbono y fibra, dándole al niño la energía necesaria para su actividad diaria.
  2. Frutas y verduras. Son fuente principal de Vitaminas C y A, de Fibra y de sustancias minerales como el Potasio y el Magnesio.
  3. Leche, yogur y queso. Aportan al  niño proteínas de buena calidad y calcio, importantes para el crecimiento físico y óseo.
  4. Carnes y huevos. También son fuente de proteínas de buena calidad y de hierro.
  5. Aceites, frutas secas, semillas y grasas. Aportan energía y vitamina E, es importante consumir los aceites crudos y evitar las grasas (manteca, margarina) para cocinar.
  6. Azúcares y dulces. Estos aportan energía pero no ofrecen nutrientes indispensables, por lo que se deben consumir ocasionalmente.

Se debe tener en cuenta que no hay alimentos prohibidos para un niño sano, pero hay algunos que deberían consumirse con menor frecuencia, como las golosinas, fiambres y embutidos, productos de copetín, helados, frituras. Es decir que, por ejemplo, si a un chico le gustan las papas fritas las puede comer, pero no todos los días.  También es importante no excederse en el tamaño de las porciones a lo hora de cada comida. Para lograr esto es muy importante distribuir adecuadamente las comidas del día, de esta forma se regula el apetito y se limitan los excesos; por ello es necesario desayunar todos los días.

Por último para complementar la alimentación es importante tomar abundante cantidad de agua a lo largo del día y acompañar la alimentación con la práctica de actividad física.

Sebastián Zurita

Lic. en Nutrición