Etiquetas

, ,

El Ciclo Lectivo , en su total duración de casi 9 meses, atraviesa por períodos de valor histórico profundo que llaman a la celebración, el homenaje o el recordatorio a través del cual nuestros alumnos han de despertar al sentir y vivir de su ser nacional.

Como educadores del Siglo XXI, nuestra tarea es arduamente difícil en cuanto a la conservación de la cultura y las tradiciones en un mundo absolutamente globalizado, donde la tecnología lo ha superado y , a la vez, con retrocesos importantes en la alfabetización .Son estas incongruencias de la era actual. El desarrollismo absoluto de las tecnologías y la pérdida del patrimonio de la cultura nacional hacia la universalidad con un desvanecimiento de nuestra propia identidad.

Desde hace algunos años escuchamos hablar de “colapso en la educación” y somos testigos del debilitamiento de nuestra propia cultura en pos de intereses políticos y sociales universales.

Es este el punto álgido de nuestra intervención como educadores dado que de nuestra tarea diaria responsable  hemos de despertar en los alumnos esa “conciencia del ser nacional” que nos distinguirá  entre los demás ciudadanos del mundo como un “país en desarrollo con capacidades de superación.” Constante. Permanente. En el cual la cultura del trabajo y el esfuerzo sean el patrimonio más valioso conjuntamente con el de la honestidad.

Los Actos escolares son un recurso de valor inapreciable hacia esa cultura de la superación y de la formación de la conciencia nacional.

Son un momento de reunión para toda la Comunidad Educativa y por lo tanto deben transmitir un claro mensaje a cada uno de sus miembros, no sólo entretenerlos y pasar un momento agradable, sino “educarlos en el despertar del ser nacional, en la valoración de las tradiciones, y el descubrimiento del legado de nuestros próceres”.

Así cada 25 de Mayo, Día de la Bandera o Día de la Independencia no ha de ser una mera repetición de los hechos cronológicamente destacables, sino un descubrimiento de nuevas facetas de la personalidad de los próceres o del devenir de los sucesos trasladándolos a la época actual buscando sus analogías y sus diferencias y construyendo la cultura de nuestro pueblo sobre el transcurso de su historia.

Volviendo sobre lo explicado en unos párrafos atrás,  nuestra tarea es muy ardua en este aspecto si nos ubicamos en el momento que vivimos, en este HOY, año 2015 convulsionado, confuso en muchos aspectos sociales , políticos y educativos también. Por ello nuestra mente debe guardar con absoluto celo el mensaje que queremos transmitir: HOY sólo celeste y blanco. Hoy símbolos Patrios, Bandera, escudo , escarapela e himno. HOY la tarea desde el primer paso: Llevar la escarapela con orgullo, cantar el himno con convicción, descubrir el significado de nuestro escudo, emocionarnos con el izamiento de la Bandera Nacional, el Pericón, Aurora , la Marcha de San Lorenzo  o la Marcha de las Malvinas.

Enseñemos a nuestra comunidad con  convicción y patriotismo. No lo confundamos con nacionalismo de convicciones o ideologías políticas que puedan separarnos. Busquemos el consenso en la unión en el patrimonio celeste y blanco de nuestra bandera.  Busquemos conciliación, armonía, paz .

Eso deben transmitir nuestros actos escolares: Identidad, prioridad en el redescubrimiento del patrimonio nacional, ogullo por nuestros símbolos, nuestros próceres y nuestra nacionalidad.

Cuando hayamos logrado esto…. recién ahí…. podremos decir:  Tarea Cumplida!

Susana Capalbo

Directora General