Etiquetas

,

colinas

Una de las primeras preguntas que realizan los padres en la entrevista de ingreso tiene que ver con el nombre del colegio. Existe mucha fantasía sobre el mismo, refiriéndonos a las leyendas populares e historias que ilustran la vida de San Patricio. Patrono de Irlanda, quien de muy joven fue tomado prisionero logrando escapar a las tierras famosas por sus colinas verdes, su música de baladas muy tristes o bailes alegres, contrastantes y típicos. Allí, como pastor con su cayado, recorriendo esos prados y caminos bordeados de tréboles, descubrió su vocación. Y de sus prédicas emanan enseñanzas sobre valores, sobre recorrer los caminos de la paz, sobre combatir la barbarie eligiendo como herramienta civilizadora a LA EDUCACIÓN.

Aquí llegamos a nuestro punto en común, del cual parte el ideario institucional. Coincidimos en la filosofía que anuncia que educando luchamos pacíficamente contra la violencia, la guerra y la destrucción. Educando construimos sobre el eje de una creencia en el valor de la persona en sí, conformadora de un equipo social donde se realiza individualmente dentro de un medio comunitario. Allí es donde alcanza su plenitud humana, aprendiendo a convivir, compartir, comprender, ayudar, emular, buscar coincidencias y respetar en las disidencias.

Nuestros estandartes son valores irremplazables e indispensables para vivir una vida plena en armonía: FE, ESPERANZA, SOLIDARIDAD Y VOCACIÓN. Los mismos parten de los valores centrados en las prédicas de San Patricio, Fe, Esperanza y Caridad, sin connotación religiosa alguna por ser el nuestro un colegio laico por excelencia. Y el centro de todo nuestro proyecto es, sin duda, una frase que en latÍn dice: “Educatio, MundiSpes” o “Educación, Esperanza del Mundo“.

Pertenecer a San Patricio significa, entonces, actuar acorde a valores que nos distingan como personas de bien, respetuosas de la diversidad, caracterizadas por un optimismo basado en la convicción del propio valer, recorriendo el camino de la vida con cautela buscando el éxito en cada paso que se da…sabiendo que los escollos son aprendizajes y que aprehendiendo de nuestros errores podremos tener sabiduría para enseñar.

Susan Capalbo

Principal