Francisco Alvarez, 16 de junio de 2016

Estimadas Familias:

El mes de Junio en San Patricio es, por proyecto y convicción, el momento en que nuestros espacios comienzan a teñirse de celeste y blanco y el “Alta en el cielo…” inunda nuestros corazones de recuerdos de la infancia embanderada y de festejo, bajo el bendito cielo de la Patria.

Así comenzamos, hoy, la conmemoración del fallecimiento del creador de nuestra enseña  máxima de identidad nacional:

Don Manuel Belgrano,  “prócer de próceres”, humilde de corazón y mente brillante, desinteresado intelectual y aguerrido luchador que dio todo de si en el amor y por el amor a su Patria.

Don Manuel Belgrano, personalidad de nuestra historia cuyo ejemplo debemos emular por su idealismo visionario sujeto a la realidad de la Patria naciente.

Don Manuel Belgrano, cuyo legado de palabras, luchas e ideas se vio plasmado en el símbolo máximo de nuestra identidad: la Bandera Nacional.

Don Manuel Belgrano, con éxitos y derrotas, con aciertos y errores pero siempre un claro sentido de la honestidad y del deber cuya convicción más profunda fue la de pertenecer a una Patria libre y soberana en una América unida.

Don Manuel Belgrano, a quien rendimos homenaje en este año tan significativo para todos los argentinos: el del Bicentenario de la Declaración de la Independencia Nacional.

Sepamos, hoy, valorar su figura y seguir su ejemplo en la concordia de las luchas por pertenecer a una Patria que sabe de ciudadanos comprometidos en su engrandecimiento con valores que él supo tener, como el no anteponer los intereses personales por sobre el bien de todos.

Sepamos, hoy, así, honrarlo con nuestra conducta de ciudadanos de bien. Y tengamos presente esos sentidos versos que escribiera José Luis Bernardez y dicen así:

“Si alguna vez nos dividimos, quiera el Señor que levantemos la mirada

Y contemplemos en el cielo la Bandera de la Patria.

En su virtud encontraremos aquella fuerza que alguna vez nos hizo falta

Y volveremos a estar juntos como hijos bajo el techo de la casa”

Su visión, nuestra meta: pertenecer a una ARGENTINA LIBRE, UNIDA Y EN  PAZ.

Comenzando por embanderar nuestras casas, nuestras solapas y nuestros corazones  les envían cordiales saludos en celeste y blanco,

 

Susan Capalbo y Equipo Directivo